VISITAS A MI PAGINA

miércoles, 14 de octubre de 2009

BOMBARDEO DE LA LUNA POR LA NASA

El bombardeo de la Luna por la Nasa viola la ley del espacio y puede ocasionar conflicto con las civilizaciones de las estrellas que viven allí

El bombardeo de la Luna con un arma cinética para crear un cráter de cinco millas supone una violación del Tratado del Espacio Exterior de la ONU, ratificado por EE.UU.

Podría ser un acto hostil de EE.UU. para marcar territorio frente a otras civilizaciones inteligentes asentadas en la Luna

Astronautas estadounidenses, empleados de la Nasa, científicos soviéticos y la Agencia Nacional de Seguridad de EE.UU. confirman la presencia de visitantes de las estrellas sobre la Luna EE.UU. ha impuesto un embargo sobre el conocimiento público de asentamientos y presencia extraterrestre que existe en la Luna.
Por Alfred Lambremont Webre
(Seattle Exopolitics Examiner)
Miércoles 7 de octubre de 2.009
El bombardeo de la Luna por un orbitador de la Nasa es contrario al derecho del espacio que prohibe la modificación ambiental de los cuerpos celestes. El bombardeo lunar de la Nasa, un componente de la misión LCROSS, también puede desencadenar un conflicto con civilizaciones extraterrestres conocidas en la Luna como se informó sobre la Luna en declaraciones atestiguadas por los astronautas de EE.UU. Buzz Aldrin y Neil Armstrong, y en declaraciones, fotos y documentos atestiguadas por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) sobre una base extraterrestre en la cara oculta de la luna.
Si la verdadera intención de la misión lunar LCROSS es un acto hostil de la Nasa contra civilizaciones extraterrestres conocidas y asentamientos en la Luna, entonces la Nasa, y por extensión el gobierno de EE.UU., son culpables de una guerra de agresión que es el más grave de los crímenes de guerra según la Carta de la ONU y las Convenciones de Ginebra, a las que está sujeto EE.UU.
El Tratado del Espacio Exterior de la ONU, que ha ratificado EE.UU., establece que “la Luna y otros cuerpos celestes se utilizarán por todos los estados que forman parte del Tratado exclusivamente para fines pacíficos. Se prohibe el establecimiento de bases militares, instalaciones y fortificaciones, la prueba de cualquier tipo de arma y la realización de maniobras militares en cuerpos celestes.” Este tratado se ha ratificado por 98 naciones y 125 naciones han firmado el Tratado del Espacio Exterior de la ONU.
Existen informes confirmados de la presencia extraterrestre en la Luna, tanto de astronautas estadounidenses que han visitado la Luna, como de empleados de la Nasa, de científicos soviéticos, de observadores de las visitas de lunares de la Nasa, y de testimonios de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) que informan de bases sobre la cara oculta de la Luna.
El bombardeo de la Luna con un arma cinética para crear un cráter de cinco millas es una violación per se del Tratado del Espacio Exterior de la ONU, ratificado por EE.UU., con independencia de que se diseñe como parte de un experimento relacionado con la colonización lunar.
El Artículo 3º del Tratado del Espacio Exterior de las Naciones Unidas establece que “los estados partes del tratado deberán realizar sus actividades en la exploración y uso del espacio exterior, incluida la Luna y otros cuerpos celestes, de conformidad con el derecho internacional, incluida la Carta de las Naciones Unidas.”
¿Es el bombardeo de la Luna por la misión LCROSS de la Nasa un ataque camuflado o intento de imponer la soberanía de la luna por EE.UU.?
Existe evidencia atestiguada a través del testimonio de Karl Wolfe (UASF EST) y en las declaraciones de astronautas de EE.UU., empleados de la Nasa y excientíficos soviéticos de que EE.UU. y sus organismos de la Nasa y la NSA ha tenido evidencia científica de que la luna tiene las civilizaciones extraterrestres y asentamientos actuales sobre ella durante más de cuarenta años, desde la década de 1.960.
EE.UU. no ha intentado cualquier diplomacia pacífica pública con las civilizaciones de la Luna. De hecho, EE.UU. ha impuesto un embargo sobre el conocimiento público de los asentamientos y de la presencia extraterrestre que existe en la Luna.
Lo que se promociona como un experimento científico -el bombardeo de la Luna- puede ser en realidad un intento de imponer de facto la soberanía de EE.UU. en la Luna. El artículo II del Tratado sobre el Espacio Exterior de la ONU, firmado por EE.UU., establece que “el espacio exterior, incluida la Luna y otros cuerpos celestes, no está sujeto a apropiación nacional por reivindicació n de soberanía, mediante uso u ocupación, o por cualquier otros medio.”
Además, el bombardeo LCROSS de la luna puede ser un acto hostil deliberado por parte de EE.UU. (que se sabe la Luna está habitada por otras civilizaciones durante al menos cuarenta años), una especie de "tiro en la proa" para marcar territorio frente a otras civilizaciones inteligentes en la Luna.
El Tratado del Espacio Exterior de las Naciones Unidas prohibe las actividades no pacíficas sobre la Luna. El artículo IV establece: "La Luna y otros cuerpos celestes serán utilizados por todos los estados partes en el tratado exclusivamente para fines pacíficos. Se prohibe el establecimiento de bases militares, instalaciones y fortificaciones, las pruebas de cualquier tipo de armas y la realización de maniobras militares en los cuerpos celestes.”
http://www.peaceinspace.org
http://abundanthope.net/pages/article3764.shtml
http://www.examiner.com/x-2912-Seattle-Exopolitics-Examiner~y2009m6d19-NASA-moon-bombing-violates-space-law--may-cause-conflict-with-lunar-extraterrestrial-civilizations